Una vacuna candidata contra la malaria logra una eficacia del 75%

Científicos de la Universidad de Oxford han desarrollado la primera vacuna contra la malaria que cumple con el objetivo especificado por la Organización Mundial de la Salud de más del 75% de eficacia, un paso potencialmente significativo para derrotar la enfermedad.

Encontrar vacunas más eficaces contra la enfermedad transmitida por mosquitos ha sido un objetivo fundamental en la lucha contra una infección que mata a unas 400.000 personas al año, principalmente en el África subsahariana, y la mayoría son niños menores de cinco años.ARTÍCULO RELACIONADO

“Incluso antes del covid-19, el progreso en la lucha mundial contra la malaria se había estancado”, dijo Simon Bland, director ejecutivo del Instituto Global para la Eliminación de Enfermedades. “Esta nueva vacuna podría cambiar las reglas del juego hacia la eliminación de la malaria, una enfermedad que ha matado a más personas que cualquier otra desde el comienzo de la humanidad”.

La inyección utiliza tecnología adyuvante Matrix-M, también utilizada en la vacuna covid-19 de Novavax Inc. para hacer que la inmunización sea más poderosa, según un estudio publicado en la revista The Lancet. Se probó en 450 niños de cinco a 17 meses en Burkina Faso y “fue bien tolerado”, dijo el equipo del Instituto Jenner de la universidad.

El candidato, llamado R21, es 77% efectivo contra la malaria, según el estudio, que no ha sido revisado por pares. El Serum Institute of India, que también fabrica la vacuna Oxford-AstraZeneca Plc contra covid-19, acordó fabricar la vacuna contra la malaria una vez aprobada.

“Una vacuna contra la malaria eficaz y segura sería un arma adicional enormemente importante en el arsenal necesario para vencer la malaria”, dijo Gareth Jenkins, de Malaria No More UK, en un comunicado. “Los países liberados de la carga de la malaria estarán mucho mejor equipados para luchar contra las nuevas amenazas de enfermedades cuando inevitablemente surjan en el futuro”.

La vacuna comenzará a continuación amplios ensayos clínicos en 4.800 niños en cuatro países africanos.